martes, 22 de marzo de 2011

Tres metros sobre el cielo (Federico Moccia)

Me vais a perdonar que hoy me ponga un poco más ñoña de lo normal pero no puedo evitarlo, hay días que lees algo y te cambia la cara. Hay veces que al leer un libro consigues sumergirte dentro, como si la historia fuese tuya, como si la cosa fuese más allá. No te lo consigues quitar de la cabeza y deseas leer a todas horas.
Hoy estoy feliz. Bueno, relativamente. He terminado este magnífico libro de Federico Moccia y me ha dejado muy buen sabor de boca. Estoy emocionada por la historia que acabo de vivir, por la intensidad con la que me la han contado y… bueno, porque todo es muy bonito.


El argumento no es ninguna sorpresa. Tal revuelo se ha montado con esta versión moderna del chico-conoce-chica/chica-se-enamora-de-chico que hemos logrado hacer la película española más taquillera del 2010 con nuestra manitas (las fotos de esta entrada son fotogramas de la película *). Esto me demuestra que la crisis del cine español de la que llevan años hablando los que dirigen ese mundillo no es tal, sino que en realidad se trata de una crisis de ideas. Aborrezco la forma en que últimamente sólo se hacen guiones a base de libros o videojuegos, pero reconozco a la vez que es evidente que si el libro es bueno, la película tiene posibilidades de serlo también. Este es el caso de 3MSC, pero esta es una idea que dejo apartada para retomarla un poco después.
*No suelo, ni quiero soler, llenar este blog de imágenes, pero os vuelvo a pedir perdón: estas fotos me parecen maravillosas y se adaptan a lo que os intento transmitir. En ellas Mario Casas y María Valverde, protagonistas.

La historia de Babi y Step (Babi y Hache en la película española) tiene una serie de características que, a mi entender, la diferencian de otras historias de amor que yo he leído.
Se trata de una versión moderna del amor, como una evolución 2.0 de las historias convencionales, que consecuentemente tiene la capacidad de enganchar a un público adolescente que, desgraciadamente, se encuentra en tierra de nadie, literariamente hablando. Yo no tuve la desgracia de caer en ese terreno porque siempre he sido muy rarita. A mis 17 años no me faltaban unos Miserables que leer, pero entiendo que no todos los adolescentes del mundo ven los libros como yo. En las estanterías de las librerías veo cómo los tomos pasan del estupendo Harry Potter a las novelas de toda la vida, los best-seller entre el público adulto, pasando, algunas veces, por la fantasía épica que ahora está tan de moda. Eso sin pensar que hay jóvenes que no disfrutan leyendo sobre dragones y caballeros, ni sobre personas que les doblan la edad. En mi opinión, dedicarse a los jóvenes y escribir en su lenguaje es uno de los mayores méritos de escritores como Federico Moccia.
Además es una novela increíblemente intensa. Está narrada en tiempo presente, lo que hace que al principio cueste un poco adaptarse, sobre todo si vienes de leer en pasado, que es como yo leo normalmente, o como los escritores que yo leo escriben. La intensidad viene de las emociones que se describen página a página, letra a letra. Cada línea construye una sensación nueva, y no lo hace a base de adjetivos, a base de descripciones gratuitas e interminables, sino con acción, con cada cosa que les sucede a los personajes.
Se trata de una novela con fondo, nada es gratuito y nada pasa porque sí. No estamos ante el chico malo que lo es y punto, sino que hay un motivo para su comportamiento. No es una rebeldía sin causa que solo trae problemas, no hay unos padres despreocupados ni se trata del típico rol chico pobre-chica rica. Babi no desafía el poder paterno (sobre todo materno) por la emoción de saltarse las reglas, sino por seguir a su corazón por primera vez en la vida. Porque para ella desobedecer va a dejar de ser una mera forma de desafiar a sus padres: se va a convertir en la única manera que tiene de ser ella misma y salir de una jaula.
Por último, se trata de una historia realista. En este momento es cuando la gente me dice que estoy loca... ¡Pues no! No puedo destripar finales, lo siento, pero si alguno de vosotros ha leído el libro o ha visto la película entenderá que no pasa nada que no tenga que pasar, y no hay lugar a comentarios como “eso no hay quien se lo crea”, que son los que hice yo a la salida del cine en Notting Hill, o en el mismísimo sofá de mi casa al ver Sabrina o Pretty Woman. Todas estas películas me encantan y disfruto mucho cada vez que las vuelvo a ver, pero espero que entendáis mi razonamiento.
Ahora es el momento en que continúo la reflexión que comencé al principio de la entrada sobre la película. Yo la vi en el cine con mi hermana antes de leer el libro. Nadie de mi alrededor, que yo supiera, leía a Federico Moccia, y yo no tenía muy claro si lo quería leer, así que decidí ir a verla.
Unos días después lo comenté en mi grupo de amigas, y resulta que una de ellas tenía el libro y me lo dejó.
Ahora que he leído el libro y he visto la película puedo decir que muchas adaptaciones cinematográficas quisieran tener la fidelidad que tiene ésta al original. Estamos de acuerdo en que es un libro más sencillo de adaptar que otros muchos (que son más largos o de trama más compleja), pero todos sabemos los enormes errores que se cometen a veces en estos casos, muchos de ellos previo visto bueno del autor de la novela.
En resumen, es un libro que recomiendo leer, no sólo porque me ha encantado, sino también porque considero que hay que leer de todo, que puede que no te guste o que para tu gusto sea muy ligero o muy adolescente, pero para criticar algo hay que conocerlo primero. Nunca me han gustado las afirmaciones rotundas sobre la simpleza de ciertos libros, sobre todo cuando se es consciente del público al que van dirigidos. Prefiero leer y pensar, entonces tendré una opinión formada y coherente acerca de si el libro me gustó o no.
Es un libro que si tienes veintitantos años puede parecerte sencillo: de acuerdo. Es un libro que se lee en tres tardes (a nada que te pongas las páginas se pasan solas): de acuerdo de nuevo. Pero no hay razón para pensar que es un libro pobre, vacío o sin transcendencia. Tiene un tema que a ciertas personas les puede interesar, que a otras muchas les habrá iniciado en el placer de la lectura (de lo cual me alegro enormemente), que al autor le ha costado un esfuerzo desarrollar, porque las cosas no se hacen solas, que hay público para todo, y afortunadamente podemos elegir lo que leemos de entre una gran variedad de géneros…
Además, inevitablemente, esto es una experiencia de vida: el primer amor nunca se olvida. ¿Y quién no ha querido estar alguna vez a tres metros sobre el cielo?
Con este libro conseguí salir de mi mundo, algo que siempre busco cuando leo… es una pena que no pensar en otra cosa y el deseo de leer constantemente lleven a un hecho inevitable: el libro se acaba, la historia se acaba, y tú tienes la sensación de que probablemente nunca leas nada parecido... aunque ya estés pensado en lo que leerás después.

5 comentarios:

  1. Pasaba por aquí para decirte que te esperan unos premios en mi blog. Es que de Moccia no puedo opinar. No he leído nada aún. Pero está en mi lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    A mi este libro me gustó muchísimo! ¿Has leído "Tengo ganas de ti"? es la segunda parte de "Tres metros sobre el cielo" y también me gustó.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. hacen linda pareja deberian ser novios la keily con el dylan cierto XD! jajajaj

    ResponderEliminar
  4. k bonita a mi me gusta esta historia de amor porke parece cmo si fueran romeo y julieta solo se pelan mas y no son iguales me gusta mucho cuando dicen yo te kiero de aki a barcelona yo te kiero de aki al cielo y yo te kiero tres metros sobre el dielo es la parte mas bonita poes eso os digo mario casas y maria valverde k tendriais k salir en serio un beso aninoma.

    ResponderEliminar
  5. k bonita a mi me gusta esta historia de amor porke parece cmo si fueran romeo y julieta solo se pelan mas y no son iguales me gusta mucho cuando dicen yo te kiero de aki a barcelona yo te kiero de aki al cielo y yo te kiero tres metros sobre el dielo es la parte mas bonita poes eso os digo mario casas y maria valverde k tendriais k salir en serio un beso aninoma.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...