miércoles, 23 de octubre de 2013

Me gustaría publicar una reseña

Me gustaría de verdad poder publicarla. Recuerdo con cariño aquellos tiempos en los que yo tenía un espacio al día para leer. Los recuerdo como si hubieran pasado siglos, aunque en realidad no hace tanto de aquello. No se trataba de tener un horario fijo, sino de saber que cada día iba a leer algo, seguro, por poco que fuera, y de que iba a hacerlo con mis cinco sentidos. 


Me gustaría mucho poder escribir sobre un libro, contaros mi impresiones, entrar en algunos de vuestros blogs a ver lo que habéis leído vosotros y no parecer una seta que sonríe y asiente, pero como cada vez leo menos tengo menos para escribir y menos para opinar. 

Tardo el triple que antes en leer un libro, por la noche no llego ni a la segunda página y cuando creo que puede irme bien con alguna novela descubro con desánimo que, tras dos meses de infructuoso intento por leer, tanto estiré las páginas que perdieron el sentido. Y resulta que ya no encuentro el hilo de lo que se contaba, ya no recuerdo porqué empecé ni qué hago en ese momento con un libro en la mano. 

Es la circunstancia, nada más. Es el tiempo, el cansancio, las obligaciones, lo de siempre. Por eso no temo. Pero me da rabia, mucha rabia, porque si hoy pudiera publicar una reseña significaría que ayer pude terminar de leer un libro.

5 comentarios:

  1. A veces las circunstancias obligan. Y no hay que obligarse, que entonces se pierde el placer que nos da la lectura. Porque en esos momentos lo que se hace normalmente no es leer, es ver las letras mientras el cerebro sigue pensando en otras cosas. Espero que prontito puedas decirnos que ayer terminaste y disfrutaste con un libro!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. Prueba con los relatos. Yo los he descubierto en el último año y aunque no leo demasiados sí que leo de vez en cuando alguno. Son cortos y aunque los leas de a poquito no te da tiempo a perder el hilo :-) Ya ves, a grandes males, grandes remedios, jajaja :-D

    Yo antes también leía más porque iba al trabajo en transporte público y ahí se avanza mucho. Ahora voy caminando (que también está muy bien pero no me deja tiempo para leer)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Nayanari, prueba con relatos. De todos modos la lectura es un placer y no una obligación, eso debería primar
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias por vuestros comentarios! Desde que puse en palabras esta reflexión que llevaba tiempo rondándome la cabeza he buscado huecos para leer y he considerado la idea de los cuentos (hay algunos que quiero leer, como los de Borges, y esta puede ser mi ocasión).
    Mientras siga por aquí es que todo va medio bien...
    ¡Tres abrazos, y gracias por pasaros por este rincón!

    ResponderEliminar
  5. Leer es un placer y nunca una obligación, de ahí que a los niños, en ocasiones les cueste coger un libro. Te sigo, saludos desde locura de lectura!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...